Entradas

¿Qué es el Efecto Pigmalión o la Profecía Autocumplida?

En el mundo de los negocios es muy importante mantener la motivación siempre al máximo nivel para lograr aumentar el rendimiento y conseguir tener ese liderazgo que nos permita tener la confianza de las personas. Esta premisa la podemos trasladar a todos los ámbitos de nuestra vida: laboral, académico o personal. La cuestión es que la motivación es lo que separa a las grandes personas de las personas más brillantes del mundo. La motivación es la barrera que separa los grandes logros de los logros extraordinarios. Y al final, son éstos últimos los que consiguen inspirar a otras personas.

Así pues, en el mundo de la psicología existe una teoría que defiende que la creencia de una persona puede influir sobre la realidad de otras. Esta teoría se llama Efecto Pigmalión, pero también es conocida por la Teoría Autocumplida. Básicamente, lo que nos dice esta teoría es que las acciones que un individuo crea que son reales, se convertirán en reales en sus consecuencias.

De hecho, el nombre de Pigmalión viene dado por un el mito griego de Pigmalión, un escultor que terminó enamorándose de su propia escultura. En este caso, la profecía autocumplida puede ayudarnos para motivarnos mucho más o para cerrar muchos más clientes o mejorar nuestro rendimiento. No te preocupes, te lo explicamos: Está demostrado que las altas expectativas de un jefe con su subordinado provocan un mayor rendimiento en éste. En cambio, si las expectativas son bajas, el rendimiento del subordinado se verá resentido. Es decir, la conducta de un directivo influye e inspira a todo su equipo, por lo tanto debes darles confianza y creer en tu equipo para que mejore su rendimiento.

Hace algunos años hubo un ejemplo que explica muy bien todo lo que te estamos contando: se demostró que las expectativas que tienen los profesores sobre ciertos alumnos (y la forma en la que los tratan) provoca que esos alumnos terminen llevando las conductas que los profesores esperaban. Es decir, si un profesor tiene altas expectativas en un alumno, éste conseguirá sacar más nota, ya que se esforzará más y tendrá más confianza en sí mismo.

Seguro que te estás preguntando cómo puede ayudarte esta teoría. Pues bien, la respuesta es muy sencilla: muchas personas pueden hacer lo que tú haces pero de ti depende estar más motivado que los demás, rendir por encima de tus posibilidades y crear un clima idóneo para que todo tu equipo esté motivado. Normalmente, existen cuatro factores que explican el efecto Pigmalión:

  • Factor Clima: Cuánta más confianza haya entre jefe y subordinado, mejor es el clima de trabajo.
  • Factor Imput: Es común que los jefes enseñen más cosas a aquellos empleados con los que tienen más confianza y mayores expectativas depositadas.
  • Factor Oportunidad de Respuesta: Cuánta más expectativas haya en los subordinados, más posibilidades de hacer las cosas bien tienen ellos.
  • Factor Feedback: Si el jefe tiene unas expectativas altas con su subordinado, le reforzará la confianza con halagos.

Como verás, el Efecto Pigmalión es una teoría psicológica que va a ayudar a motivarte y a mejorar tu rendimiento en el trabajo, además de potenciar al máximo las inercias positivas de tu equipo de trabajo. Así pues, debes tener en cuenta este factor a la hora de acometer el liderazgo de una empresa, ya que es muy importante dotar de confianza a los trabajadores cuando las cosas van mal. Supera los bloqueos emocionales

 

Estos y otros temas son algunos de los que trataremos en nuestra «Escuela de Liderazgo”  que consta de 8 sesiones con 8 temas más que relevantes en la dirección de personas, donde descubriremos juntos cómo se pueden enfocar temas tan importantes como la motivación de tu equipo, la gestión de conflictos, la asunción de responsabilidades, la toma de decisiones, la organización y gestión del tiempo, la delimitación de tareas y roles y… tu propia salud. Porque dirigir personas es una actividad de alto riesgo.

Escuela de Liderazgo

¡Haciendo Equipo!

La actitud en las ventas. Vender o no vender

Seguramente habrás oído alguna vez eso de que si creemos que algo es real, terminará haciéndose real en sus consecuencias, ya que la actitud con la que afrontamos nuestro día a día influye en la imagen que los demás tienen de nosotros. Al principio puede parecer un locura pero el ánimo de uno mismo se contagia a las demás personas. Es como ese amigo que tienes con el que te gusta juntarte porque ve la vida de forma positiva y siempre consigue sacarte una sonrisa.

 

Pues bien, en el mundo de los vendedores es exactamente igual. Debemos ser conscientes de que hoy en día es muy difícil diferenciarse de nuestra competencia en el precio o en la calidad del producto, así que nuestra principal baza para diferenciarnos es nuestra actitud. Por tanto, cada día que pasa es más importante saber automotivarse para lograr maximizar los beneficios potenciales en tu negocio.

 

  1. Busca el equilibrio emocional

 

Esto no se trata de repetir frases positivas a lo largo del día, tampoco de creer que todo va a salir siempre bien y no ser consciente de que algo puede ir mal… ¡Ni mucho menos! Pero para tener éxito como vendedor es necesario que sepas una cosa: la siguiente puede ser la buena, por lo que si no llamas, estarás perdiendo una oportunidad de cerrar un negocio. Nunca dejar que un mal día te afecte y haga que tires la toalla porque la siguiente llamada puede ser la buena.

 

Somos conscientes que ser vendedor es un trabajo muy duro pero tienes que aprender a buscar la parte positiva para conseguir un equilibrio emocional. Tener malos días es algo normal pero tienes que aprender a gestionar esos sentimientos para convertirlos en ganas de superarte a ti mismo. Recuerda que caer está permitido, lo que no se permite es no levantarse luego.

 

  1. Que no te afecten los malos días

 

No te obsesiones si entras en una dinámica en la que no consigues resultados, ya que cuanto más te agobies, más difícil va a ser para ti salir de esa situación. Tienes que aprender a vivir con la idea de que es probable que siempre tengas más fracasos que éxitos… ¡Y debes estar preparado para  los éxitos! Así que, si estás pasando un mal momento, no dejes que los clientes lo noten: saca tu mejor sonrisa y piensa que detrás de cada nuevo cliente se esconde la oportunidad de conseguir el éxito.

 

  • Estrategias a seguir para automotivarse y vender más

 

Y para hacerlo, muchas veces basta con seguir una serie de consejos que nos facilitan cerrar la venta:

 

  • Muestra siempre la mejor de tus sonrisas
  • Sé efectivo: conoce al cliente y a tu producto por igual.
  • Repite que eres un buen vendedor porque aquello que creemos que es real, se convertirá en real en sus consecuencias.
  • Visualiza éxitos anteriores: Si antes pudiste…¡Por qué ahora no!
  • Evita rodearte de gente tóxica.
  • La imagen cuenta: vístete con tu mejor ropa para cada cita de trabajo que tengas.

 

En definitiva, ser un buen vendedor no es fácil pero recuerda que cuanto más motivado estés tú, mejor te saldrán las cosas. Al final, las ventas pasan por ti y tienes que ser tú el que sea capaz de darle la vuelta a la tortilla y conseguir la venta.

 

Si antes pudiste… ¿Por qué ahora no?

 

No tenemos claro si esta situación te suena familiar, en cualquier caso te animamos que eches un vistazo a nuestra «Escuela de Ventas”  que consta de 8 módulos entre los que la automotivación forma parte del objetivo global que no es otro que el de aprender a maximizar la relación con los clientes y tratar de aportar nuevas herramientas adaptadas a las circunstancias más relevantes del día a día de cualquier empresa hoy.

Escuela de Ventas

Maximiza la relación con tus clientes