Importancia de las Finanzas en la Empresa

Vamos a partir de la base de que la razón de ser de los negocios no son las finanzas. Seguramente un buen producto, una red de ventas y distribución efectiva, o personal perfectamente cualificado y con la motivación adecuada, tal vez sean elementos más relevantes para que un negocio sea exitoso.

Por este motivo no todos(as) los/las empresarios(as) reconocen la importancia de las finanzas en la empresa. De hecho quienes la dirigen pudieran asumir que finanzas son sólo los registros contables.

Sin embargo, aunque las finanzas no hacen a un negocio, lo cierto es que estos no pueden progresar sin atender a las finanzas, de hecho pueden ayudarnos a dar respuesta a cuestiones del tipo:

¿Tenemos una empresa rentable y solvente?, ¿Cuánta caja vamos a generar en los próximos cinco años? ¿Qué valor tiene mi negocio? ¿Podríamos comprarle la empresa a nuestro principal competidor?

La empresa como entidad dinámica, se mueve y evoluciona en función de cómo se gestiona. Y, dentro de toda la estructura, la administración efectiva del dinero es clave; y es ahí en dónde radica la importancia de las finanzas en la empresa, ya que permite tener una panorámica bastante próxima a la realidad del negocio así como ser una herramienta fundamental en la toma de decisiones.

Es por ello que el llevar a cabo una buena gestión financiera, una correcta administración de las deudas y de inversión en el negocio supongan 3 perspectivas sobre las cuales forjar el crecimiento y la consecución de objetivos de la empresa ya que en caso contrario se puede presentar un proceso de estancamiento en el desarrollo empresarial.

Tomando como punto de partida lo anterior, vamos a plantear algunas directrices que nos ayuden a utilizar las finanzas como una herramienta dentro de la estructura empresarial, partiendo de su importancia y del valor que le aportan a la gestión general del negocio.

 

1. Disponer de Información Actualizada

La primera de las directrices a seguir para que las finanzas en la empresa sean una herramienta es que la información se encuentre permanentemente actualizada. Ratios Financieros

Si somos capaces de registrar toda la información tendremos más facilidad a la hora de controlarla generando informes que nos ayuden a resumir los datos clave y por tanto tener mayor capacidad para mejorarla así como su utilidad de anclaje para la toma de decisiones.

 

2. Creación de escenarios

La segunda de las directrices tiene que ver con uno de los aspectos más relevantes dentro del esquema financiero de una empresa; la creación de escenarios. Factibilidad financiera

Se trata de representaciones que nos ayudan a visualizar qué pudiera pasar a corto, medio y largo plazo, así como de las estrategias a llevar a cabo para su optimización.

A través de las finanzas la empresa se puede ver el comportamiento financiero de una acción determinada y su impacto dentro de la gestión empresarial y más específicamente, en la estructura financiera del negocio. De manera que se puedan ver cuáles medidas implementar para optimizar los recursos disponibles.

 

3. Factor de medición

Por último, las finanzas en la empresa se tornan en un herramienta en función de cómo se puedan utilizar como un elemento de comparación respecto de lo que se ha planificado. En otras palabras, sirven como parámetro para identificar si las acciones o decisiones tomadas estuvieron conforme a lo planeado. Y en caso de no haber cumplido, entonces tomar acciones correctivas que permitan establecer mejoras en la gestión.

En definitiva las finanzas en la empresa suponen un valor de una suma importancia para la gestión del negocio, ayudando a los directivos contar con información más que relevante en la toma de decisiones ya que transforma la realidad a la que se enfrenta la empresa en el día y a día en datos numéricos totalmente objetivos.

En ese sentido, si te interesa profundizar en el tema de las finanzas en la empresa te sugerimos ir al Programa de Dirección Financiera

 

Dirección Financiera

Planifica la economía de tu empresa

Contabilidad creativa: todo lo que debes saber

En los últimos tiempos escuchar o leer la expresión “contabilidad creativa” es bastante común. Algunos de los fraudes fiscales y contables más llamativos de la historia se iniciaron como una forma de “maquillar” las cuentas de la empresa. Pero, ¿qué es la contabilidad creativa?, ¿para qué sirve? Y, sobre todo, ¿es necesaria para mi empresa? Vamos a resolver todas estas dudas y a explicar el por qué estas prácticas pueden ser realmente positivas, siempre que se alejen del fraude.

Los principios de la contabilidad general se rigen por una serie de normas legales que, en muchas ocasiones, cuentan con vacíos que se pueden sortear con creatividad e imaginación. En este sentido, las bases de la contabilidad creativa se ajustan precisamente a esto. Es decir, se trata de embellecer la información contable que aparece en las cuentas de la empresa, dependiendo de nuestro objetivo. Obviamente, todo ello aprovechando los vacíos legales y sin evitar el cumplimiento de los principios contables por los que se rige la ley de cada país.

¿Por qué recurrir a la contabilidad creativa?

Gran parte de las empresas internacionales, sobre todo las que cotizan en Bolsa, han visto en estas prácticas, por ejemplo, la forma de evitar grandes caídas en las Bolsas internacionales. La crisis financiera, que ha azotado el mundo, ha obligado a los economistas y contables a poner en alza toda su creatividad, con el fin de no perder la confianza que los inversores depositan en ellos.

Son muchos los motivos que llevan a la empresa a apostar por la contabilidad creativa. Pese a lo que pueda parecer, no siempre se pretende mostrar unos resultados mejores de los reales, sino que a veces lo que se busca con esta práctica es todo lo contrario.

Los instrumentos más habituales del “maquillaje contable” son:

  • Gastos e ingresos: la ley deja un buen margen para maniobrar en cuanto a los gastos que, siguiendo esta técnica, se pueden ver incrementados o reducidos. Lo mismo ocurre con los ingresos. Eso sí, es imprescindible tener claro lo que la ley contable establece para no cruzar la delgada línea que separa la contabilidad creativa del fraude.
  • Provisiones: teniendo en cuenta que la contabilidad no deja de ser algo bastante subjetivo, la partida de provisiones es una de las que más opciones ofrece ante la creatividad. Estas partidas pretenden reducir algunos riesgos y con un toque acertado, también se puede aumentar la confianza del inversor.
  • Consolidación: cuando estamos ante grandes empresas que cuentan con numerosas filiales, el margen de maniobra para operar entre ellas es muy amplio. Tener un margen en el perímetro de consolidación del negocio con la compra o venta de participaciones, es una práctica común para afectar a la imagen de la empresa del grupo que requiera un retoque, como se ha visto, en algunas de las Cajas de Ahorros intervenidas.

La frontera entre el bien y el mal

Como hemos dicho, la contabilidad creativa es una práctica común en muchas empresas, sobre todo, en las internacionales. Toda esta creatividad navega bien pegada a una delgada línea que separa el bien del mal. Conocer debidamente qué es un fraude de ley y qué es un maquillaje, nos enseñaría a navegar por esa línea y, evitar escándalos tan sonados como el de Enron. Para ello, es imprescindible contar con todas las nociones posibles sobre esta materia y aplicarlas de forma consciente e inteligente.

Nuestro Curso de Contabilidad Creativa te ofrecerá todas las claves para aprender a “maquillar” los resultados de una empresa con fines optimistas y sin dejar de lado lo que dicta la ley.

Curso Contabilidad Creativa

El “nuevo” maquillaje contable y sus efectos